cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Isabel Greenberg: «Me fascinan los mundos imaginarios»

La ilustradora británica, autora de la exitosa novela gráfica «La enciclopedia de la Tierra Temprana», participa esta semana en Viñetas desde o Atlántico

La de Isabel Greenberg (Londres, 1988) fue una de las mayores sorpresas que ha dado el cómic en los últimos tiempos. Con apenas 25 años publicaba una novela gráfica, La enciclopedia de la Tierra Temprana (editada en España por el sello Impedimenta), que bien podría colar como una obra de madurez en el currículo de cualquier otro autor y que le valió una nominación a los premios Eisner, así como el British Comic Award. Una ficción de corte épico con mucho más trasfondo del que se espera habitualmente de la mayoría de obras de este género, y visualmente muy alejada de estas.

-Recurre a la épica tradicional para contar otras muchas cosas.

-La base es muy tradicional, pero yo quise contar una nueva historia utilizando lenguajes más modernos. Tiene todos los elementos de los cuentos de magia y misterio y demás. Quise usar esa estructura básica y simple, con mensajes universales, pero huyendo en cierta medida de los arquetipos a los que estamos acostumbrados. Además, cuando era niña solía leer mucha fantasía y siempre quise hacer un libro ambientado en un mundo inventado por mí. Me fascinan los mundos imaginarios.

-A lo largo de sus obras vemos una tendencia hacia la simplificación del dibujo.

-Me gusta probarlo todo. He trabajado con tinta y pincel y he ido experimentando con otros elementos y materiales, nuevos para mí, como las plumas de bambú. La cuestión es no quedarme estancada en una herramienta, sino explorar lo que ofrecen diferentes materiales. Esto, al fin y al cabo, te permite ser más versátil, ya que diferentes historias necesitarán de diferentes materiales para ser contadas.

-Ahora está trabajando en una novela gráfica sobre las hermanas Brontë.

-Por un lado, adoro sus libros. Pero no solo eso. Descubrí que cuando eran muy jóvenes las hermanas Brontë y su hermano tenían un potentísimo y muy complejo mundo imaginario. Me fascinó la idea de un mundo creado hasta el más mínimo detalle por sus imaginaciones. Así que el libro trata más de eso, de ese mundo fantástico en el que vivieron hasta que fueron adultos, sobre su infancia, su maduración y su vida temprana.

FERNANDO MOLEZÚN

Scroll Up