cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Defensa de la pereza en un Japón en pleno cambio

De la importancia que otorga Japón a Natsume Kinnosuke (1867-1916) en su historia literaria da fe la inclusión de su efigie en los billetes de mil yenes. Kinnosuke adoptó el seudónimo de Soseki, que en japonés quiere decir «terco», y le hizo honor en toda su obra.

En efecto, desde diferentes ángulos y con registros muy diversos, el autor perseveró en el análisis y la representación del impacto que la occidentalización meijí estaba teniendo en la sociedad nipona. Lo hizo en Soy un gato (1905), lo hizo en Botchan (1906) y también lo hizo en Sanshiro (1908). Todas ellas, como Daisuke, traducidas al castellano en los últimos meses por Impedimenta.

En «Daisuke», Soseki da rienda suelta a su maestría para bucear en las psicologías. Daisuke es un joven al que la vida sonríe hasta que llega a la conclusión de que vivir no tiene interés y se afilia a la pereza militante. Entonces llega el amor…

Por Eugenio Fuentes

Scroll Up