cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
En el averno con sus prisioneros

A la manera de autores como Buzzati, no hay pulcros crímenes en los que se escamoteen dosis de horror. Así, Jouhandeau centra su mirada en tres homicidios rurales (acaecidos entre 1954 y 1957, la Francia de la Cuarta República): el sacrificio hiede como principal instigador.

El primero gira en torno a los «amantes de Vendôme»: Denise Labbé inmoló a su hija a petición de su amante… O eso dijo la acusada, cuyas circunstancias existenciales y culturales estaban en las antípodas de las de su novio. En el juicio, aquellos que compartieron lecho y planes comunes sólo intentaron salvar su propio pellejo.

En el segundo caso prevalece la «cosmética». El doctor Évenou es apreciado por la comunidad, que ignora sus vicios y orgías. Una noche ordena a Simone Deschamps asesinar a su bella esposa. La chica, sumisa, acata la puesta en escena: entrar desnuda en la habitación hasta propinarle una puñalada. La fascinación del autor surge del montaje que sugiere una misa negra. El ritual más macabro lo perpetra el cura de Uruffe, que se amancebaba con sus feligresas y las embarazaba para desterrarlas. Con la adolescente Régine las cosas se tuercen y se deshace de ella con un tiro tras un previo responso y arañar a su hijo de las entrañas hasta desfigurarle el rostro. Como apéndice incluye un ensayo sobre cuál es el funcionamiento de la Justicia: no es buena su opinión sobre los tribunales populares, aunque la principal crítica recae en las mujeres, demasiado ansiosas de sangre. Se trata de páginas plagadas de gracia, inteligencia y de personal exorcismo que nos recuerdan que el averno nunca devuelve a sus prisioneros.

Por Ángeles López.

Scroll Up