cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
‘Historias y desventuras del desconocido soldado Schlump’, de Hans Herbert Grimm

Alegato pacifista escrito con humor negro durante el periodo de entreguerras. Una auténtica lección de vida sobre lo absurdo de cualquier conflicto militar.

En 1928 la editorial Kurt Wolf publicaba una excelente novela que, en sintonía con otras grandes obras publicadas durante el periodo de entreguerras, constituía un alegato antibelicista. Una novela irónica, antinacionalista, realista, cruda en sus descripciones de los horrores de la guerra, desalentadora y desmitificadora de mitos de heroísmo y patriotismo bélico, un alegato pacifista escrito con humor negro y no exenta de sátira.

La maniobra astuta y valiente de su autor, quien escondió un ejemplar en una pared que fue descubierto años después tras el fin de la guerra, ha conseguido permitir que llegue hasta nuestras manos. Tras décadas de olvido, la novela, considerada como uno de los mejores libros escritos sobre la I Guerra Mundial, vuelve a ver la luz de la mano de una editorial especializada en recuperar y ofrecernos pequeñas joyas literarias con toda la vigencia y fuerza con la que se escribió. Una novela que, pese a ser publicada anteriormente a otra de las grandes obras antibelicistas, “Sin novedad en el frente”, de Remarque, se vio relegada a un segundo plano debido al éxito inesperado de ésta. Esperemos que los años de espera hagan justicia a esta gran obra que es un canto crítico a las visiones patrióticas y heroicistas de la guerra.

Schlump es una historia picaresca, irónica y satírica que toma distancias con los supuestos honores, actos de patriotismo y heroicidades que supuestamente forjan el carácter del buen soldado dispuesto a entregar su vida por la patria, lo que la convierte en un descarnado retrato de los horrores que pueblan la guerra, en la que se nos describe sin tapujos los efectos que el fuego de mortero tienen sobre el cuerpo humano, las penurias que el soldado padecía, sobreviviendo a enfermedades y parásitos que literalmente los iban devorando poco a poco, la corrupción entre los mandos que comercian con los suministros, así como los actos de supuesto heroicismo de algunos soldados que se mezclan en esta novela con la locura, la desesperación y la búsqueda de la muerte como liberación.

El protagonista de la novela, Schlump, es un joven con suerte, con un carácter puro e inocente, más propio de un niño que de un soldado, que vive la guerra como si se tratara de una aventura personal, pasando por encima de gases tóxicos, trincheras plagadas de parásitos, el combate cuerpo a cuerpo, etc. sin omitir en ninguno de los capítulos de la novela las descripciones minuciosas y descarnadas del conflicto y sus consecuencias, haciéndonos sentir en algunos momentos que formamos parte de ese grupo de soldados que tratan de sobrevivir otro día más al horror de la guerra. De su mano viviremos los diferentes momentos por los que transita en el conflicto, desde su acomodada posición en la retaguardia como soldado encargado de controlar la producción de alimentos y mantener el orden en un pueblo francés, momentos en los que vivirá la etapa más dulce del conflicto, hasta los horrores que vivirá en primera persona cuando sea destinado a servir en las primeras líneas de trinchera, donde vivirá la cara más descarnada y deshumanizadora del conflicto, compartiendo trinchera con cadáveres de soldados, piojos, y el continuo silbido de balas, proyectiles y gases tóxicos que inundan la atmósfera hasta hacerla casi irrespirable, para pasar en los últimos tramos de la novela a vivir el desencanto y desengaño del conflicto, cuando pase a ser retirado a un hospital militar del cual, tras ser dado de alta, iniciará su propio viaje de huida, como muchos otros soldados, sabedores de que el conflicto empezaba a finalizar y a ellos les tocaba perder, trapicheando con contrabando, sobornando a oficiales y compartiendo historias con otros parias de la guerra que tratan de volver a sus casas y escapar de los horrores vividos.

Una novela profundamente pacifista, antibélica y antipatriótica, un canto desgarrado contra el sentimiento nacionalista germánico al que ridiculiza y desnuda ante el lector, mostrando los verdaderos intereses económicos y políticos que se esconden tras todo conflicto bélico. Imprescindible para todo lector. Una auténtica lección de vida sobre lo absurdo de cualquier conflicto militar.

Por Rubén J. Olivares.

Scroll Up