cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Especial literatura sobre la Primera Guerra Mundial

“Historia y desventuras del desconocido soldado Schlump”, Hans Herbert Grimm (Impedimenta, 2014). Un libro maldito, por el que su autor fue repudiado y perseguido acusado de «antigermánico», quemándose todos los ejemplares de la obra.

Un libro maldito, por el que su autor fue repudiado y perseguido acusado de «antigermánico», quemándose todos los ejemplares de la obra. Pero no fueron sólo los nazis. Derrotado Hitler, las nuevas autoridades de Alemania Oriental le inhabilitaron de seguir dando clase y en 1950 se ordenó su traslado a Weimar. Grimm se suicidó a los pocos días, pero el libro fue rescatado ochenta años después por Volker Weidermann –prólogo de obligada lectura–. ¿Qué tiene esta novela para despertar tanta sinrazón? Picaresca en las trincheras tamaño X X X X L, junto a una necesaria dosis de vitriolo contra uno de los peores males que toda contienda provoca: el “lavado de cerebro” masivo a una sociedad, empezando por los soldados, para que apoye una guerra que en realidad solo responde a los intereses de unos pocos h.d.p. El joven Schlump es una feroz patada en las partes bajas a esa estupidez supina del heroísmo. En la guerra no hay héroes: hay supervivientes, aprovechados —normalmente “los de arriba”, excelsos jugadores de cartas— y pringados. Y nuestro protagonista tiene muy claro a qué grupo no quiere pertenecer. Una decidida y cruda diatriba contra el idealismo para decirnos que en una guerra la honradez y la integridad son errores fatales, condensada en la lacónica sentencia “A las trincheras sólo van los tontos”. Brutal. Ya lo dice el poema. “La pluma es más poderosa que la espada”.

¿Más? Vamos a ampliar nuestro Top rápidamente hasta diez. Y es que no podemos dejar de recomendar el clásico anti-belicista Sin novedad en el frente de Erich Maria Remarque (Edhasa, 1996); el kafkiano, mordaz absurdo de Las aventuras del buen soldado Svejk de Jaroslav Hasek (Galaxia Gutenberg, 2008); el impresionante fresco ilustrado de Joe Sacco en La Gran Guerra: una Panorámica Ilustrada (Random House, 2014); y las escalofriantes, absolutamente extraordinarias Johnny Cogió Su Fusil de Dalton Trumbo (El Aleph, 2005) y Compañía K de William March (Libros del Silencio, 2012). Como véis, mucho donde escoger. Mucho que leer.

Por Raül Jiménez

Para leer el artículo completo pincha aquí

Scroll Up