cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Adentrarse en el ‘Agujero’ junto a Hiroko Oyamada – Ecos de Asia, Revista Cultural – «Agujero», de Hiroko Oyamada

Las nuevas voces de la literatura japonesa gozan de un amplio reconocimiento internacional, no son pocas las editoriales y sellos que, sin tener una especificidad geográfica, salpican sus catálogos con obras recientes que están destinadas a recibir sus propios epígrafes en los manuales de literatura del futuro.

Uno de los paladares más selectos del panorama nacional español es el caso de la Editorial Impedimenta, que sabe dotar a su catálogo de una identidad propia a través de la exquisitez de sus títulos, que es el rasgo fundamental que comparten obras contemporáneas, clásicas, de autores de renombre y autoras a reivindicar.

A pesar de lo heterogéneo de sus propuestas, Impedimenta deja traslucir su interés por la literatura japonesa a través de los grandes nombres, como Natsume Sôseki, de quien han editado casi una decena de títulos, algunos de ellos fundamentales (KokoroSoy un gato o Botchan, por citar algunos) u Osamu Dazai (Colegiala). No obstante, la colección de Sôseki ha aumentado a lo largo de más de una década, mientras que en los últimos tiempos han preferido incorporar autores, o mejor dicho, autoras niponas cuyo trabajo se ha desarrollado en el siglo XX (como es el caso de Yuko Tsushima y su Territorio de luz) o que han despuntado en el siglo XXI.

La representante de esta última categoría es Hiroko Oyamada, la ganadora del Premio Akutagawa en su segunda edición de 2013.[1] No obstante, en España hemos podido conocerla muy recientemente, primero con la publicación de La fábrica por parte de Quaterni en otoño de 2020 y ahora con esta nueva publicación de Impedimenta, Agujero, en la que se recogen tres textos de la autora.

Agujero, que da título al libro, es la novela corta que le valió el premio Akutagawa. Es un relato profundamente atmosférico, en el que acompañamos a una mujer que se muda al campo, al pueblo natal de su marido, y vive un periodo de adaptación a sus nuevas circunstancias, conviviendo más estrechamente con su familia política.

Completan el volumen los relatos Sin comadreja y Una noche en la nieve, protagonizados ambos por dos matrimonios amigos que se reúnen en diferentes circunstancias, siempre en torno a la idea de familia.

En estas tres historias, Hiroko Oyamada demuestra su maestría a la hora de elaborar una prosa de carácter intimista, que bebe de la literatura del “yo” o watakushi-shôsetsu, trasladándola del naturalismo histórico de la época Meiji a una suerte de realismo mágico contemporáneo, con un importante componente onírico con el que la autora juega a deformar los límites de la realidad, supeditándola a lo sensorial.

Con Agujero, ya disponemos en castellano de la mitad de las obras principales de la autora, y no debería ser extraño que en el futuro viéramos traducidos también Niwa (2018) y la más reciente, Kojima (2021). Hiroko Oyamada es, a día de hoy, una de las escritoras niponas a las que seguir la pista de cerca.

Notas:

[1] El Premio Akutagawa, establecido en 1935 por Kan Kikuchi en memoria del autor Ryûnosuke Akutagawa (1892 – 1927), se falla dos veces al año, en enero y julio, de ahí que haya más de ciento sesenta galardonados a lo largo de toda su historia. A pesar de ello, se trata del reconocimiento más prestigioso dentro del panorama literario nipón.

—Carolina Plou Anadón, Ecos de Asia.

Scroll Up