cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Wojciech Orliński saca a la luz la verdadera biografía de Stanisław Lem – «Lem. Una vida que no es de este mundo», de Wojciech Orliński – EFE

Madrid, 2 nov (EFE).- Si tenemos en cuenta que el propio Stanisław Lem se dedicó a “esconder sus propias huellas”, la biografía “Lem. Una vida que no es de este mundo”, de Wojciech Orliński, llega hoy a las librerías como si de un auténtico libro de investigación, sobre todo de su juventud, se tratara.

Si tenemos en cuenta que el propio Stanislaw Lem se dedicó a «esconder sus propias huellas», la biografía Lem. Una vida que no es de este mundo, de Wojciech Orliński, llega hoy a las librerías como si de un auténtico libro de investigación, sobre todo de su juventud, se tratara.

Cuando a Lem le preguntaban por esta etapa de su vida, su esposa, Barbara Lesniak, pedía que no lo hicieran porque si no esa noche el autor de obras como Solaris no conseguiría dormir. Y no lo haría porque son precisamente estos años los que le marcaron no solo como persona, sino como escritor.

«Yo tenía una imagen de Lem equivocada, porque él mismo contó unas cosas que luego se han demostrado que no fueron así. Él mismo se dedicó a esconder sus propias huellas, y a no decir la verdad y cuando le preguntaban por determinabas cuestiones, él se salía por la tangente», cuenta a EFE Enrique Redel, editor de la editorial Impedimenta, encargada de publicar la biografía de Orlinski que sale hoy a la venta en el marco del centenario del nacimiento del autor.

Así, reconoce que lo que ha hecho el periodista polaco y “lemólogo” reconocido es en realidad “un libro de investigación”.

«Confronta con documentación inédita de su juventud su época en la ciudad polaca de Leópolis (ahora Ucrania) durante la II Guerra Mundial, cómo logró no ir a los campos de refugiados, cómo estuvo en manos de un benefactor y cómo todo eso se traslada a personajes de algunos de sus libros como La voz del amo o Solaris», ha reconocido.

Pasajes de su vida que Lem (1921- 2006) se encargó de pasar a un lugar inhóspito de su mente porque su juventud fue «tempestuosa», sobre todo teniendo en cuenta que fue durante la II Guerra Mundial cuando descubrió que era judío.

«Él contaba que durante estos años en Polonia se dedicó a sabotear coches alemanes y es mentira, porque en realidad estuvo escondido y a punto de morir; y toda su familia murió en los campos. Y ha tenido que ser Orliński, con recuerdos familiares y archivos, el que cuenta la verdad de Lem en el Holocausto, algo que luego permea en toda su obra», afirma Redel, cuya editorial publica en España toda la obra del autor también de El hospital de la transfiguración.

Y ante tanta fabulación de Lem con su vida, Redel avisa que el lector de esta biografía «puede estar tranquilo», porque lo que hace Orlinski es asistir “en directo” a cartas que intercambió con amigos y otros documentos personales donde uno puede ver cómo Lem escribía sobre todo con un objetivo: el de ganar dinero.

Por eso, pese a que se licenció en Medicina, Lem prefirió escribir antes que arriesgarse a que le enviaran lejos de su ciudad: «él quería tener dinero para comprar coches y llevar un estilo de vida americano. Y durante décadas de su vida buscó el coche perfecto, aunque no se lo podía comprar porque lo que ganaba por los derechos de autor se lo tenía que gastar en Alemania».

Una situación que a este pionero de la cibernética (de haber nacido en Rusia hubiese estado considerado a la altura de Asimov) le llevó a vivir situaciones como la de comer caviar comprado en Alemania en su casa de Polonia donde no había agua corriente.

Por eso Lem. Una vida que no es de este mundo, coeditado por Impedimenta junto a la editorial Godot, es una obra necesaria para los amantes no solo de Lem, sino de la ciencia ficción al más alto nivel.

Un género en el que ha dejado obras como Astronautas, Edén, La Investigación, Relatos del piloto Pirx o Congreso de futurología.

—PMV, EFE

Scroll Up