cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Cuando el mundo y una muela no te dejan estar quieto

Un dolor de muelas. Qué mejor presagio para los grandes males del mundo que un inesperado, agudo y desorbitado dolor de muelas. Todo termina con la visita al dentista, con la exposición fóbica e inevitable de pasar por el miedo necesario para llegar al final menos malo. El mismo recorrido y el mismo final tendrán una muela y el muro de Berlín en sus últimos días, su caída.

Ilustrativo en todos los sentidos, perspicaz, ingenioso y sobre todo, imprescindible. A algunos nos pilló demasiado jóvenes los últimos tiempos de la RDA, la caída del muro forma más parte del estudio posterior que de la experiencia personal, así que para nuevas generaciones es posible que no vaya más allá de fechas y cambios políticos, con la falta de emoción, giro social y el significado real de la libertad de dicho cambio. Aquí tenemos el remedio en forma de cómic. No penséis que es un cómic al uso, se me olvidaba mientras lo disfrutaba que estaba ante este género, ya que la mezcla entre la crónica periodística y política y los datos históricos hacen que sus dibujos se completen en un magnífico equilibrio literario. Y como broche, esa pizca de ficción para una realidad que construye la mejor de las historias. Mientras saboreaba las páginas de esta edición magistral de Arenas Movedizas pensaba cuánto bien harían novelas gráficas como ésta a nuestro sistema educativo. Pero esa es otra historia.

Tom Sandman es un intrépido periodista de guerra, vuelve de China en septiembre de 1989 después de presenciar la masacre de Tiananmén, es uno de los responsables de la difusión de la foto de Tank man que da la vuelta al mundo como símbolo de la primeras piezas en caer de los regímenes comunistas. A su vuelta a Nueva York, su conciencia no descansa ante las consecuencias de un trabajo no exento de dificultades, también morales. A ello hay que añadirle que su vida personal se ha desvanecido y que a los dos días del comienzo de sus vacaciones, Burnes, el jefe de corresponsales y declarado anticomunista, le obliga a partir a Alemania occidental ante la inminente revolución que flota en el aire. Tom se niega y patalea, pero en octubre de 1989 aterriza en Berlín oeste, él y su dolor de muelas, señal inequívoca de incidentes políticos. Allí conoce a Ingrid Bärwolf, una atractiva nadadora profesional expulsada de la RDA que le cuenta su historia de fuga sin éxito en la que fue atrapada y que la separó de su familia, donde la fidelidad al partido estaba por encima de la propia sangre. Esta jugosa experiencia vuelve a ocasionar el desorden moral de Sandman, con cuyo reportaje alcanzaría la gloria profesional, pero destruiría la vida de Ingrid, que empieza a importarle demasiado.

Y como la importancia del tiempo siempre es relativa: «Después de una sola noche el mundo ya era otro».

Queda mucho más por descubrir en este viaje al pasado más reciente, no podéis perderos ni un solo detalle de Arenas Movedizas, que aunque se publicó hace casi un año en su formato original por los 25 años de la caída del muro, ahora podemos disfrutarlo en castellano en una edición gloriosa. Como no tengo ánimo de reventaros la novela, sino que quiero que vayáis raudos a conseguirlo, sólo os diré que también en los cómics los sueños tienes otro color, más suaves, más ocres y celestes, la sensación onírica convertida en efecto visual, una maravilla. Y qué decir del olor a tinta… Está escrito y dibujado a conciencia, se respira el amor al trabajo y a la creación, a las cosas bien hechas capaces de trasladarnos a ese difícil estado de enamoramiento continuado, que no decae. Impedimenta consigue mantenernos en él con sus impresionantes publicaciones.

Por Mercedes Suero

Scroll Up