cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
«Astronautas», de Stanislaw Lem

«Es uno de los maestros de la ciencia ficción, capaz de hacer a cualquier lector volar y sumergirlo en el cosmos y en el mundo desconocido del futuro, con imágenes muy vívidas y nítidas».

Stanislaw Lem es uno de esos autores clásicos que en España nunca ha acabado de cuajar en cuestión de ventas. Quizá, además, sea comparable a algún autor clásico del pasado que guarda cierta similitud con esa idea de que lo clásico es “aburrido” o “tostón”. Sin embargo, Stanislaw Lem es un gran autor de ciencia ficción, de los mejores, especialmente teniendo en consideración que es polaco y que escribió en una época donde dominaba el “realismo socialista”, que más que lúdico reunía unos fines pedagógicos.

Este autor lleva décadas sin escribir ficción, concretamente desde 1987, cuando decidió dedicarse a escribir ensayos y textos científicos sobre temas que le apasionan. En verdad, la ciencia ficción le sirvió para escribir en una época, la soviética, que miraba con lupa cualquier publicación. Le sirvió, además, para poder subsistir económicamente. De hecho, la novela aquí presentada, Astronautas“, surgió por la necesidad de dinero en su vida. Se trata de su tercera obra y de su segunda novela. Apareció en 1951, pero aquí no ha llegado hasta precisamente este año, 2016, traducida al español por primera vez.

La narración descriptiva de Lem es grandiosa. Procura unas descripciones que las mentes más vivaces y pictorescas agradecerán, pues los decorados son preciosos, con imágenes futurísticas de una Venus avanzada tecnológicamente. Reúne, por añadidura, un lenguage muy satírico e irónico, voraz. Es un texto clásico, por lo que presenta un texto con vocabulario extenso y algo difícil para jóvenes lectores, quienes en la década de los años 50 se pirraron por esta novela en Polonia.

En lo que respecta a la trama, se presenta interesante al principio y al final, el cual es atrayente y absorbente. El problema se centra en todo lo que es la novela en sí, con miles de descripciones y de pensamientos.

La novela se estructura en dos grandes partes. La primera de ellas se asemeja a un telediario que va informando al lector de lo que es bólido y de todas las deliberaciones y cábalas de los científicos sobre su mensaje encriptado. La segunda parte se extiende en miríadas de descripciones que deleitarán a unos y cansarán a otros. Lo que especialmente lo salva para el lector actual es el misterio que envuelve constantemente a la trama.

Aun así, Stanislaw Lem es un autor que debe conocerse. Es uno de los maestros de la ciencia ficción, capaz de hacer a cualquier lector volar y sumergirlo en el cosmos y en el mundo desconocido del futuro, con imágenes muy vívidas y nítidas.

Cristià Serrano

Scroll Up