cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
La casa y el cerebro

La casa y el cerebro es una narración gótica de fantasmas, pero también es un relato fantástico, ocultista e incluso un cuento policial —que prefigura el género de los detectives de lo sobrenatural que abundarían al final del siglo—, que atrapa desde la primera página y se lee de un tirón.

En esa completa guía de lecturas que es El horror en la Literatura, Lovecraft dedica un comentario a la figura de Bulwer-Lytton y refiere que “The House and the Brain (La casa y el cerebro) con sugerencias “rosacruces” y figuras malignas e inmortales inspiradas en el misterioso cortesano de Luis XV, Saint Germain, ha sobrevivido como uno de los mejores cuentos de casas embrujadas.” Lovecraft, con su fino olfato lector, supo apreciar las cualidades de esta breve y extraordinaria nouvelle.

Edward Bulwer-Lytton practicó diversos géneros literarios con abundancia, como la narrativa histórica —Los últimos días de Pompeya, es su obra más conocida, pero ahora poco leída—, las novelas de misterio y las narraciones fantásticas y de terror, algunas de corte ocultista, como A Strange Story o Zanoni, que tal vez delatan su pertenencia a la Sociedad Rosacruz inglesa, y que junto con La casa y el cerebro, conforman lo mejor de su producción.

Un amigo mío, que es hombre de letras y filósofo, me dijo un día como entre bromas y veras: —¡Figúrate! Desde que nos vimos por última vez, he descubierto una casa encantada en mitad de Londres. —¿Realmente encantada? ¿Y qué había…? ¿Fantasmas? —No puedo contestar a esas preguntas; lo único que sé es esto: hace seis semanas mi mujer y yo estábamos buscando un piso amueblado. Al pasar por una tranquila calle, leímos en la ventana de una de aquellas casas el anuncio: «Apartamentos amueblados». La ubicación nos satisfizo; entramos en la casa, nos gustaron las habitaciones, las alquilamos por una semana y las abandonamos al tercer día. Nada ni nadie habría convencido a mi mujer de que se quedase más tiempo; y no me extraña.

La casa y el cerebro es una narración gótica de fantasmas, pero también es un relato fantástico, ocultista e incluso un cuento policial —que prefigura el género de los detectives de lo sobrenatural que abundarían al final del siglo—, que atrapa desde la primera página y se lee de un tirón. La obra está estructurada en dos partes: una primera, que es un relato de fantasmas clásico, con la casa y los extraños fenómenos como protagonistas; y una segunda parte, en la que se intenta dar una explicación ocultista, pero racional a las manifestaciones paranormales.

Una última curiosidad: en el relato se cita la historia de la destrucción y reconstrucción de una rosa por parte del alquimista Paracelso, que es el argumento de La rosa de Paracelso, uno de los últimos y más memorables cuentos de Borges.

En resumen, La casa y el cerebro es un título absolutamente imprescindible para los seguidores de la literatura fantástica y gótica. Como siempre, la edición de Impedimenta es exquisita. Totalmente recomendable.

JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ

Scroll Up