cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Ilustrar la ciencia para contarla

El auge de la divulgación científica y de la ilustración ha llevado a las editoriales a buscar nuevas formas de acercar el conocimiento a las personas

Ciencia. Aunque en ocasiones pueda resultar incomprensible o inabarcable, los fenómenos que ocurren en el universo, en el entorno o en el propio cuerpo siempre han causado curiosidad en el ser humano. Recientemente, se está haciendo mucho hincapié en la importancia de la ciencia como motor de desarrollo social, lo que ha aumentado el interés por esta materia, propiciando que los libros de divulgación científica hayan ganado popularidad. Esto, unido a la «edad de oro» que vive la ilustración hoy en día, ha dado como resultado que muchas editoriales se aventuren a acercar la ciencia al público con un enfoque novedoso: libros ilustrados de divulgación científica.

«La ilustración científica es una herramienta muy efectiva para comunicar la ciencia de forma clara, simple y objetiva. Permite focalizar ciertos aspectos de una imagen que no podrían verse con la misma precisión en una fotografía», expresa Laura Morrón, directora de la editorial Next Door Publishers. «Cada ilustración científica es el resultado de un trabajo de investigación por parte de su autor, que convierte las referencias científicas estudiadas en obra artística», añade.

Enrique Redel, editor de la editorial Impedimenta y responsable de la colección Visita nuestro museo, coincide en la efectividad de la ilustración como medio de divulgación. Sus motivos son tres: la concisión, la estética y la fijación. «En apenas 100 páginas conseguimos atrapar una disciplina científica de un modo general, con detalles curiosos y con una organización científica, pero también muy divulgativa. Además, se trata de libros con láminas muy atractivas, con un concepto muy visual de la materia y que permiten asentar fácilmente una serie de conocimientos básicos».

En cuanto a la popularidad adquirida recientemente por los libros de divulgación científica ilustrados para adultos, Morrón, que también es licenciada en Física, opina que «el aprecio por la ilustración por parte del público adulto no se ha limitado a la divulgación científica sino que también se hace patente en el incremento en el consumo del álbum ilustrado. El lector está reivindicando el libro como pieza de arte y en este valora encontrar la emoción y la belleza que la ilustración aporta».

Mientras que para Redel, «en una era en la que prima lo visual, en la que todo se filtra por la estética y por la rápida accesibilidad, y en la que estamos saturados por la “sobreinformación” y el exceso de ruido, el libro de divulgación científica ilustrado cobra una importancia renovada: resume toda una disciplina científica en unas pocas páginas muy visuales y con información concisa, lo que permite fijar el conocimiento, no dispersarlo. De ahí el auge de este tipo de libros -que sirven tanto para adultos como para jóvenes lectores- en los últimos tiempos».

Siete libros ilustrados para bucear en la ciencia

Difundir conocimientos complejos de manera visual y asequible a todo el mundo está de moda. Todos estos libros, publicados entre 2017 y 2019, lo corroboran; y aunque sus dibujos puedan llevar a pensar que son libros para niños, las apariencias engañan, pues los conocimientos que recogen son para todos los públicos.

2. Historia de la vida (Impedimenta)

La ciencia puede entenderse leyendo sobre ella, pero se aprende viéndola. De ahí que los museos de ciencias sean tan importantes y educativos, pero ¿y si el museo te lo pudieses llevar a casa? Esa es la apuesta de la colección «Visita nuestro Museo», compuesta por libros que consiguen transportar al lector a distintos ambientes como el mundo animal (Animalium), el vegetal (Botanicum) o el universo (Planetarium). La nueva entrega, Historia de la vida, se remonta al principio de los tiempos para explicar cómo ha evolucionado el mundo desde hace 4.500 millones de años a esta parte. Con un formato más manejable para el público adulto, pero con unas ilustraciones tan cuidadas como sus predecesores -realizadas por la dibujante británica Katie Scott-, este volumen, de 80 páginas, resalta los hitos evolutivos que se han dado a lo largo de la historia de la Tierra hasta el surgimiento de la especie humana.

ELENA MÁRTIN LÓPEZ

Scroll Up