cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Kafka, Franz
Franz Kafka nació en Praga en 1883. Su padre era un acomodado comerciante judío, de rígidas costumbres, bastante autoritario, con quien Kafka siempre mantuvo una relación tempestuosa.

Educado en un ambiente cultural alemán, emprendió estudios de Derecho contra su voluntad. Se doctoró en 1906 y un año después se colocó de pasante sin sueldo en una compañía de seguros. Por entonces comenzó a escribir. Su primera novela corta, Descripción de una lucha, apareció parcialmente en la revista Hyperion, que dirigía Franz Blei. En 1912 la editorial Rowohlt accedió, gracias a los desvelos de su amigo Max Brod, a publicar su primer libro, Percepciones, una colección de prosas breves, entre descriptivas y narrativas, que pasaría prácticamente desapercibido fuera del círculo más íntimo, y que tardaría doce años en agotar la primera edición de 800 ejemplares. Fue por aquella época cuando Kafka conoció en casa de Max Brod a Felice Bauer, que vivía en Berlín y trabajaba como representante de una compañía de dictáfonos. Durante los siguientes cinco años cruzaron una numerosa correspondencia, se reunieron de manera ocasional y se prometieron en matrimonio dos veces, en vano. En 1916 Kafka publicó su narración más famosa, La metamorfosis, historia alucinante de un hombre que, al despertarse por la mañana en su propia cama, se halla transformado en un enorme insecto. En 1917 se le diagnosticó tuberculosis. En julio de ese mismo año, Kafka remitió al editor Kurt Wolff, de Munich, los catorce relatos que constituirían el volumen Un médico rural. La obra no fue publicada, empero, hasta 1920. En 1921 comenzó una intensa relación con la periodista y escritora Milena Jesenská. En 1923 conoció a Dora Diamant, una profesora berlinesa de veinticinco años, con la que se mudó con la esperanza de escapar de la tiranía de su padre. Ya muy enfermo, fue ingresado en un sanatorio en Kierling, cerca de Viena, donde murió el 3 de junio de 1924. Está enterrado en el Nuevo Cementerio Judío de Praga. A pesar de que dejó escrito en su testamento que toda su obra inédita debería ser destruida, su albacea literario y amigo, Max Brod, se encargó de publicar póstumamente algunas de las obras que Kafka dejó inacabadas o bien que no consideraba publicables, entre las que se cuentan novelas como El proceso, América o El castillo.

Obras del autor

Scroll Up