cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Vian, Boris
Boris Vian nació en Ville-d’Avray, a las afueras de París, en 1920.Ingeniero de profesión y Presidente de la Subcomisión de las Soluciones Imaginarias del Colegio de Patafísica de París, fue novelista, traductor, conferenciante, escritor de cuentos, dramaturgo y autor de óperas.

Trompetista de jazz, compositor y actor de cine ocasional, en su heterogénea trayectoria tuvo mucho que ver la influencia de sus progenitores. Su padre, un rentista venido a menos tras las crisis de 1929, era poeta y traductor aficionado, y su madre, amante de la ópera, tocaba el piano y el arpa. Tras cumplir los doce años padeció un ataque de fiebres reumáticas que derivaron en una dolencia cardiaca que condicionaría su salud durante el resto de su vida. Su primera novela, de marcado tono autobiográfico, fue Vercoquin y el plancton, escrita en 1943 pero no publicada hasta 1946. Muchas de sus novelas siguientes las firmó con seudónimos, en especial el de Vernon Sullivan, un supuesto escritor negro estadounidense, presunto autor del thriller al estilo americano Escupiré sobre vuestra tumba (1946), en la que Vian, teóricamente, solo actuaba como traductor. La censura no pasó por alto el elevado contenido sexual y violento de las novelas negras de Sullivan. Cuando se descubrió finalmente la autoría de Vian, el escritor se convirtió en blanco de las más duras críticas, que afectaron a la reputación del resto de su obra, contribuyendo, por otro lado, al aumento de las ventas. Vian fue autor de indiscutibles obras maestras de la moderna literatura occidental como La espuma de los días (1947), El otoño en Pekín (1947), Las hormigas (1949), El lobo hombre (1948), Que se mueran los feos (1948) —también firmada como Vernon Sullivan— y La hierba roja (1950), todas ellas espléndidos exponentes de su particular visión del mundo, que gravitaba entre lo onírico y lo absurdo. A principios de los años cincuenta, Vian decidió dejar de lado la narrativa y se consagró a la música y la actuación. Compuso una ópera, El caballero de las nieves, y varias canciones, con las cuales llegó incluso a grabar un disco y salir de gira. Más tarde sería nombrado director artístico de la Phillips. Murió de un infarto a las diez y diez de la mañana del martes 23 de junio de 1959, mientras asistía de incógnito en el cine Le Petit Marbeuf, cerca de los Campos Elíseos, al preestreno de la película basada en su novela Escupiré sobre vuestra tumba.

Scroll Up