cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
Civilización o barbarie

Civilización o barbarie

Lo más impresionante es la frialdad asesina del ‘alter ego’ del autor. O tal vez no. Quizás lo sea más el cristianismo fanático de su compinche Vania. O el dato que se deja caer en el prólogo: huido de Rusia, Boris Savinkov se convirtió en un habitual de la bohemia parisina y sus íntimos Picasso, Cendrars, Modigliani o Apollinaire lo conocían graciosa, campechanamente, como ‘nuestro amigo el asesino’.

Una literatura fértil para dos mundos

Una literatura fértil para dos mundos

La editorial Impedimenta rescata ‘La bailarina’, uno de los relatos emblemáticos de Ogai Mori, símbolo de la mirada nipona a Europa · La obra es, en su brevedad, un catálogo de emociones desacralizadas.

«La hija de Robert Poste» oculta a la novelista Stella Gibbons

«La hija de Robert Poste» oculta a la novelista Stella Gibbons

En la Red conozco un Lector malherido, un Lector Ileso (que yo confundí al comienzo por iluso) que se mudó a una columna de cotilleos en un diario de izquierdas y del que guardo buenos recuerdos; incluso, un Lector iracundo. El primero, y probablemente más longevo, está en los enlaces de la derecha.

L’art de no fer res

L’art de no fer res

L’editorial Impedimenta fa un nou cim en la seva –cada cop més– llarga trajectòria a la recerca de l’elegància llibresca, amb la publicació d’aquest breu text, una delícia que, sota l’aparença d’un llibre d’etiqueta a la moda, amaga bona part de l’esperit estètic i literari de l’obra de Honoré de Balzac.

Puñetazos de realidad

Puñetazos de realidad

Poco antes de la eclosión de los sixties, los llamados angry young men o jóvenes airados escandalizaron al público británico con una serie de novelas donde cuestionaban las convenciones de la moral dominante de la mano de un realismo crudo que no dejaba títere con cabeza.

Retales de heroísmo cotidiano: «Trabajos forzados»

Retales de heroísmo cotidiano: «Trabajos forzados»

Charles Bukowski entrega la correspondencia a Carlo Emilio Gadda, quien permanece ocioso en su domicilio, contento por la pausa en su labor para la RAI. En otra parte T. S. Eliot se mantiene entretenido con las cuentas del Lloyds Bank, repletas de giros idiomáticos que abren un magnífico abanico de posibilidades para sus poemas.

Scroll Up