cabecera 1080x140
Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)
No nos dedicamos a estas cosas – ABC Blogs «Tienes que mirar», de Anna Starobinets

Anna Starobinets narra en un estremecedor relato cómo tuvo que enfrentarse a la experiencia traumática, obligada a interrumpir su embarazo por razones médicas

Anna Starobinets (Moscú, 1978) es una periodista, novelista, guionista y autora de libros infantiles. Principalmente escribe ficción de terror y sobrenatural para adultos, y también cuentos de hadas e historias de detectives para los más pequeños. Ha sido premiada con varios galardones de literatura rusa y europea, y sus libros han sido traducidos a varios idiomas.

Es conocida como «la Stephen King rusa». Con tan solo veintisiete años publicó su primer libro, Una edad difícil (2005), al que le siguieron Refugio 3/9 (2006); El vivo (2011), ganador del Utopiales European Award en 2016 y de la distinción ucraniana International Assembly of Sci-fi «The Portal»; La glándula de Ícaro (2013), National Bestseller Prize de Rusia; Catlantis (2015), libro del año para The Observer en el Reino Unido.

Recientemente Impedimenta ha publicado su único libro de no ficción (hasta el momento), Tienes que mirar. Un libro que no puede pasar desapercibido y que de hecho no lo hace. Se publicó originalmente en Rusia en 2017 y provocó una gran discusión sobre el tema que trata, el aborto. Un tema del que sabemos que cada país lo trata de manera diferente, y sobre todo, no tratan igual a las mujeres que se tienen que enfrentar a ello, por prescripción médica o por voluntad propia.

Starobinets escribe su experiencia traumática de enfrentarse a una situación poco común y muy complicada, la de si seguir con su embarazo de un hijo que viene con malformaciones congénitas, además de que posiblemente no vivirá después del parto. Un relato desgarrador en el que retrata un modelo sanitario, como es el ruso, en el que a este tipo de situación, su trato a las mujeres deja mucho que desear, distante, sin casi ayuda: «no nos dedicamos a estas cosas».

Todo comenzó cuando en 2012, se enteró de que el bebé que llevaba dentro tenía una condición congénita incompatible con la vida, y cómo después de esa noticia comparte la autora toda una experiencia deshumanizante con el sistema médico y de las personas que lo componen, o por lo menos con las que le tocó tratar. Ante esa situación tuvo que viajar a Alemania para interrumpir su embarazo y recibir asesoramiento para un duelo al que nunca se está preparado, algo prácticamente inaudito en Rusia en ese momento.

Una experiencia de la que parece que en Rusia, todavía es la norma guardar silencio sobre el dolor producido por un aborto, no solo físico sino psicológico. El tabú del poder que tienen las mujeres sobre sus propios cuerpos y las secuelas del aborto espontáneo en el matrimonio y la vida familiar.

«Una cosa es inventar historias de miedo y otra muy distinta es convertirse en la protagonista de un cuento de terror. Dudé mucho tiempo si merecía la pena escribir este libro. Es demasiado personal. Demasiado real. No es literatura.

Pero lo único que sé hacer es escribir. No tengo ninguna otra habilidad para cambiar el mundo. Este libro no trata solo de mi pérdida personal. Habla de lo inhumano que es en mi país el sistema al que se ve arrojada una mujer obligada a interrumpir su embarazo por razones médicas. Este libro habla de la humanidad y de la falta de humanidad en general.

No se puede recuperar lo perdido. Aquellos que han perdido su apariencia humana no pueden convertirse de nuevo en personas. Pero el sistema se puede corregir y esa es mi esperanza. Por eso indico los nombres reales de personas e instituciones. Por eso escribo la verdad.»

———————————————

Así comienza este relato estremecedor. Tres primeros párrafos que resumen a la perfección un libro diferente, crucial y esencial para intentar buscar una respuesta al comportamiento humano. No es terrorífico por su condición de género de terror literario, sino por esa deshumanización a la que se puede llegar por parte de algunos y de cómo la fuerza y la valentía ante esa situación difícil se puede salir. Porque lo que tuvo que vivir Starobinets no fue un capricho por el que no quiere tener a su bebé, sino que la situación de causa mayor es realmente dura, abriendo un debate moral y físico sobre lo que realmente es la respuesta adecuada.

Con una pluma extraordinariamente directa, clara, concisa y muy reveladora, difumina las líneas de la imaginación y ofrece una representación de una realidad que pude ser perfectamente de locura y horror cotidianos. Un libro que una vez que lo abres por esas primeras palabras es imposible dejar de leer y así acompañar a Starobinets hasta la última página de todas.

Un relato extraordinario, que hace reflexionar al lector sobre cómo enfrentarse ante una situación muy compleja en la vida, de si al abortar se está matando a una persona, o si al hacerlo se le ahorra todo el sufrimiento que le puede venir después del parto, o simplemente es un feto y no un bebé lo que deja de vivir en el vientre materno.

El libro fue finalista del National Bestseller Prize en Rusia en 2018.

—Pablo Delgado, ABC Blogs.

Scroll Up