cabecera 1080x140

Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)

VERSIÓN PAPEL

ENCUADERNACIÓN
14x21cm
FORMATO
Rústica con sobrecubierta
ISBN
978-84-18668-41-8
PÁGINAS
424
PRECIO
23,95 €
EDICIÓN
COLECCIÓN
Impedimenta

Murdoch, Iris

La máquina del amor sagrado y profano

Traducción de Camila Batlles

Ganadora del Premio Whitbread, La máquina del amor sagrado y profano es una fábula sobre la falsedad, el fingimiento, la vida encubierta y la renuncia. Un prodigioso examen de los disfraces con los que somos capaces de desfigurar al amor.

Montague «Monty» Small, popular escritor de novelas de detectives, acaba de ver morir a su esposa. Incapaz de sobreponerse al colapso emocional que le ocasiona rememorar sus últimos meses de vida, se centra en los problemas de sus amigos, Blaise Gavender, un psicoterapeuta mediocre, y su mujer, Harriet, que siente por su marido y su hijo un enorme amor que la desborda. Lo que pocos saben es que la aparentemente modélica vida familiar de los Gavender se sustenta en una mentira. Desde hace una década, Blaise ama a otra mujer, Emily, y el propio Monty es cómplice del engaño, pues lleva años encubriéndolo. Hasta que la verdad amenaza con salir a la luz, y Blaise ha de tomar una decisión. Aunque albergue la esperanza de mantener su relación con ambas mujeres, que se rebelan de maneras distintas, debe elegir entre el amor nupcial y la emoción de lo prohibido. Ágape y Eros. Lo sagrado y lo profano.

Murdoch, Iris

Dame Jean Iris Murdoch nació en Dublín en 1919. Su padre, Wills John Hughes Murdoch, provenía de una familia de granjeros presbiterianos de Hillhall, en el condado de Down, en Irlanda del Norte; y su madre, Irene Alice Richardson, fue educada para ser cantante y procedía de una familia de clase media de Dublín, perteneciente a la Iglesia anglicana de Irlanda. Ver más

«Una novelista simplemente prodigiosa, una entre un millón.»

-Kingsley Amis

«Una novela de infinita variedad e inteligencia; el trabajo de una novelista en el apogeo de su poder y de su talento.»

-Christopher Hudson