cabecera 1080x140

Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural 2008 (Grupo Contexto)

VERSIÓN PAPEL

ENCUADERNACIÓN
13,65x21
FORMATO
Rústica con sobrecubierta
ISBN
978-84-18668-67-8
PÁGINAS
440
PRECIO
23.95 €
EDICIÓN
COLECCIÓN
Impedimenta

Vertlib, Vladimir

La particular memoria de Rosa Masur

Traducción de Richard Gross

Premio Adelbert Von Chamisso, Premio Anton Wildgans. La particular memoria de Rosa Masur es un monumental fresco que describe un siglo de alma rusa, desde la época de los zares a la era del terror político y la lucha de clases. Una gran novela sobre una familia judía y sobre una mujer que se ve sometida a un destino increíble.

Rosa Masur tiene noventa años. Acaba de llegar de Rusia con su hijo Kóstik y su nuera Frieda a un pequeño pueblo alemán que celebra su 750 aniversario. Alguien le pide que rememore su vida y ella accede: de hecho, tiene la anécdota del siglo. En el fondo sigue siendo la misma chica oriunda de un pueblo en la frontera entre Polonia y Rusia, célebre por sus pogromos; la misma mujer emancipada que creció en el Leningrado de los años veinte, en plena «fase de construcción» del comunismo, que se convirtió en obrera de una fábrica textil y luego en traductora del alemán, y que sufrió el interminable asedio de la ciudad mientras criaba a sus dos hijos, y la gente sobrevivía haciendo caldo con la cola del empapelado, comiéndose al canario o devorándose los unos a los otros. Brujas, apparatchiks, soldados, caníbales, antisemitas, burócratas soviéticos, contrabandistas y chismosas desfilan en una epopeya protagonizada por una mujer extraordinaria, divertida, inteligente y que no le tiene miedo a nadie. Ni siquiera a Stalin.

Vertlib, Vladimir

Ver más

«Una novela que describe la sociedad soviética, antes y después de la guerra, las sospechas, las denuncias, el miedo permanente. Rezuma verdad.»

-—Transfuge

«Vertlib maneja lo tragicómico con brillantez. Su libro está impregnado tanto del aliento ruso como del humor desencantado de la literatura judía centroeuropea.»

-—Frédérique Fanchette, Libération